Libro sin letras para entrar en el mundo de la poesía

Te recomiendo un libro sin letras para adentrarte en el mundo de la poesía con los más pequeños

La poesía es uno de los géneros que acostumbramos a dejar en último término dado que solemos verla muy compleja.

Lejos de esta idea y con la intención de romper tus esquemas, te presento un libro sin letras para iniciar a tus niños en el mundo de la poesía.

Se trata de un libro ilustrado por Molly Idle y protagonizado por una niña y un flamenco, y se titula Flora y el Flamenco.

Flora y el Flamenco

Flora y el Flamenco forman una pareja de baile muy bien compenetrada cuando deciden ir en la misma dirección y disfrutar del camino juntos.

El libro empieza con un diálogo que se establece entre ambos cuando Flora decide interactuar con el Flamenco y se acerca hacia él con la intención de jugar.

El Flamenco se da cuenta de ello bien pronto y empieza a retar a Flora haciendo gestos distintos con su cuerpo para que ella los copie.

A raíz de la resolución de un conflicto entre ambos, este diálogo pasa de simple a sofisticado en forma de danza gracias al voto de confianza que se dan.

Características de Flora y el Flamenco

Este es un libro sin letras con muchas solapas en el interior.

Predomina el color rosa sobre fondo blanco. Aunque este color está por todas partes he de decir que no se hace pesado. Ahora bien, si odias el rosa este no es tu libro.

Edad recomendada: a partir del año y medio le puedes sacar muchísimo jugo dado que el mensaje que se trasciende en este libro forma parte de los valores de crianza esenciales, como son la empatía y el respeto hacia los demás.

Lo disfrutarán niñas y niños por igual hasta los 3 años aproximadamente. Más allá es probable que tu niño -varón- lo rechace al ser un libro predominantemente rosa. Te explico por qué sucede esto por aquí.

La pega que le puedes encontrar: las solapas se pueden despegar o romper fácilmente si se manejan con brusquedad.

Valores que estarás trabajando con Flora y el Flamenco

Confianza: ambos personajes deciden dejar atrás los reproches y unirse para disfrutar bailando juntos.

Goce: al centrar toda la trama en un único escenario (espacio donde se encuentran y bailan) es mucho más fácil que el lector (niño o adulto) detecte los matices de las ilustraciones.

Esto se traduce en que el niño percibe mejor las emociones de los personajes y se ve reflejado en ellas.

Este libro transmite muy claramente el disfrute de los personajes y además consigue contagiar este goce.

Gratitud: aunque haya conflicto y sus intenciones no encajen hasta pasado un buen rato, en todo momento ambos personajes se respetan mutuamente.

La comunicación que tienen entre ellos es más o menos cercana en función del momento en el que se encuentren del libro, pero siempre el enfoque es positivo.

Flora y el Flamenco transmite en conjunto gratitud; gratitud por las segundas oportunidades, por disfrutar de cada momento que pasas con alguien y por lograr transformar el llanto en sonrisa.

Cómo sacar el mejor provecho al libro

Al tratarse de un libro que está lleno de solapas, puedes usarlas para jugar a repetir un mensaje de la misma forma que se hace con los estribillos de los poemas.

Así que igual como cuando se repite un verso una y otra vez para destacar una frase, mueve las solapas una y otra vez para potenciar la escena que está ocurriendo.

Por ejemplo, estas dos imágenes que ves son de una misma página donde Flora está enojada y no quiere saber nada del Flamenco. Aun así, el Flamenco le pide ser escuchado y Flora gira la cabeza atendiendo a lo que él le dice.

Por lo tanto, si esta escena la enseñas una y otra vez durante la lectura del libro incrementarás la atención hacia lo que hace la niña.

Este gesto tan sencillo a la hora de leer juntos el libro marca una gran diferencia, por lo que vuestra lectura pasará a ser de calidad cuando atiendas a este detalle jugando con las solapas a conciencia.  

Pon atención aquí

Las intenciones de los personajes no van a la una hasta que no hacen las paces y se dan la mano.

Es fácil caer en el error de pensar que el Flamenco está jugando desde el principio, pero no es así.

La sutil expresión de los ojos del Flamenco marca su estado de ánimo real. Al principio sus ojos no conectan con las mismas intenciones de la niña (pasarlo bien juntos).

Pon hincapié en la mirada del Flamenco. Cuando tengas el libro en tus manos verás mejor el detalle de los ojos del Flamenco. Te dejo un enlace donde puedes apreciar esta sutileza de la que te hablo.

Al tratarse de libros que se podrían resumir en pocas palabras, igual como pasa con la poesía, al lector no le queda otra que adentrarse en los matices y fijarse en cada detalle.

De ahí que este libro sea una fantástica opción para empezar a disfrutar con la poesía.

Espero que te haya gustado y te animes a probar.

Puedes conseguir tu libro de Flora y el Flamenco pinchando encima de este enlace.

Un abrazo,

Cristina.

Add A Comment