¡Demasiadas cosas!

Si me lees de vez en cuando sabrás que soy fan de las historias contadas solamente a través de las imágenes en los libros, y que tengo mil y un argumentos para que los libros sin letras formen parte de tu vida.

Y aunque soy de la opinión de que la letra debe ser de lo último a lo que prestar atención con los niños, especialmente si aun no saben leer, eso no significa que debamos eliminarlas de su alcance.

Así que hoy te cuento cómo puedes acercar la lectura a los niños con un libro común repleto de dibujos y letras (qué raro se me hace esto… ¡yo escribiendo sobre algo común!).

Hoy te hablo sobre el libro ¡Demasiadas cosas!, de Emily Gravett editado por la Editorial Picarona.

Un breve resumen del libro

Meg y Ash preparan en nido para dar la bienvenida a sus pequeñas urracas. 

Nunca antes habían hecho algo así, y aunque su instinto les guía para construir el nido que acogerá a los polluelos, pronto se dejan seducir por las cosas que necesitamos «por si acaso».

Entre el título y las imágenes seguro que ya imaginas de qué va el libro entero: las urracas se llenan de taaantas cosas que el nido pesa demasiado y el árbol se acaba rompiendo.

¿Dónde están sus polluelos?

Entre todos los animales (que son personajes de otros libros de Emily Gravett, cosa que me encanta) recogen los trastos y limpian el desastre que se ha generado para rescatar los huevos. 

He aquí el final (foto de la última página) para que te quedes tranquila 😉

Y ahora te cuento más sobre cómo puedes usarlo.

Porque el libro no va sobre el nacimiento de las urracas, sino más bien de cómo podemos perder el juicio sin darnos cuenta.

O sobre todo lo que uno puede llegar a acumular.

O sobre el peligro de no poner filtro a todo los mensajes que nos llegan desde fuera. 

O sobre la importancia de parar, escuchar y dejarse aconsejar

Puedes leerlo como quieras mientras lo hagas sin leerlo las primeras veces que lo abráis. 

Presentación de los libros ilustrados

La primera impresión que tiene un niño alrededor de un libro determina cómo será su relación con él las siguientes veces.

Por eso creo imprescindible empezar a leer un libro (hablo de los álbumes o cuentos donde hay imágenes en todas las páginas) observándolo y comentando. 

Solamente así. Para hablar alrededor de las primeras impresiones y empezar a generar dudas acerca lo que está ocurriendo. 

Queremos que los niños aprendan a imaginar posibles desenlaces por ellos mismos, que se atrevan a plantear otras soluciones y a la vez entiendan que hay muchísimas interpretaciones en una misma situación.

Queremos también darles la oportunidad de empatizar con el personaje del cuento que les de la gana. Y tendrán la oportunidad de hacerlo si empiezan el libro olvidando lo que cuenta la historia (es decir, sin unas directrices que marquen la línea que deben seguir tus pensamientos). 

Después de mirar y comentar un libro

El cuento se puede contar sin ser leído tantas veces como quieras, no hay límite, aunque seguro que lo querrás leer.

Cuando te apetezca puedes leer algún trozo en voz alta para dar voz al escrito.

Fíjate que si planteas la lectura del libro de esta forma (primero miramos y luego leemos) habrá tantos puntos de vista como personas leáis+1.

En cambio si lo hiciéramos del revés (primero lectura y luego hablar sobre el cuento) tus interpretaciones y las de tu hij@ no tendrían tanto peso porque estarían guiadas por el propio libro.

Eso no es que sea malo, pero fomenta la idea de que hay un pensamiento «madre» que prevalece sobre los demás. 

Fíjate en esta imagen del cuento y luego lee

Hay muchísimos matices en este dibujo, muchísimo por observar y comentar.

La mayoría de los libros están llenos de detalles que enriquecen la experiencia alrededor de los cuentos, y si empezamos a leer nos perderemos entre las letras y dejaremos de ver animales minúsculos que jugueteaban por allí. 

Te aseguro que ¡Demasiadas cosas! es de estos libros que merece mucho la pena mirar y remirar antes de empezar a leer. 

Te dejo un enlace al vídeo que hice hablando sobre cómo contar los cuentos de mil y una formas con el ejemplo de Ciryl y Renata, otro de los libros de Emily Gravett que te encantará 🙂

Espero que te haya resultado interesante,

un abrazo, 

Cristina.

Add A Comment