Cómo ganarse la confianza de un niño

Qué hacer si quieres que vuestra relación adulto-niño se fortalezca en plena confianza

¿Quieres saber qué necesitas para ganarte la confianza de un niño?

¿Cómo hacerlo para que te cuente lo que le pasa?

La confianza es un valor muy potente que fortalece la unión entre personas, y da igual si estamos hablando de personas muy cercanas como si no.

Para que un niño confíe en ti no basta con construir una buena relación desde el principio. También hay que mantener esta relación.

Este segundo punto -el de mantenimiento- es el que acostumbramos a olvidar porque, obvio, pensamos que como hay confianza no es necesario pensar en ella.

Esto es un gran error que cometemos todos.

Incluso aunque pensemos en nuestros hijos, la confianza hay que alimentarla siempre para que nuestra relación con ellos sea especial en todas las etapas de su desarrollo.

Por este motivo hoy te invito a reflexionar sobre el aspecto que considero más importante para iniciar una buena relación de confianza con un niño: dejar espacio.

Respetar el espacio vital del niño

Cuando queremos acercarnos a alguien lo primero que hacemos precisamente es esto: acercarnos físicamente.

Lo hacemos nosotros y lo hacen todos los niños pequeños porque es la forma más vivencial de tener cerca a alguien.

Pero esta no es la mejor forma de lograr que confíen en nosotros y pronto verás por qué.

Para ello quiero diferenciar dos tipos de confianza: la confianza en el entorno y la confianza en las personas.

La confianza del niño en un entorno seguro

Cuando un niño se siente inseguro su espacio vital se reduce. A más temor, menor es el espacio en el que se siente seguro.

Lo mismo nos ocurre a nosotros: cuando algo nos da miedo lo primero que hacemos es buscar referentes cercanos a nuestro alrededor sobre los que agarrarnos para retomar la seguridad.

Este agarre del que hablo en los adultos puede ser metafórico, pero los niños necesitan más presencia física y se hace más evidente en momentos de inseguridad.

Cuanto más pequeño sea el niño o la niña más necesidad de que el agarre sea real.

Por lo tanto, si el niño se agarra a ti lo que busca es seguridad y la confianza que tiene hacia ti no es en tu persona, sino en tu presencia: tu pierna es firme y tus brazos sujetan fuerte.

Si el niño se te acerca cuando siente miedo o inseguridad es porque sabe (y confía) en que tú le garantizas integridad física.

Y eso es así independientemente de cuál sea vuestra relación y de la edad que tenga el niño -eso sí, cuan más pequeño sea más fácil es que confíe en un desconocido-.

Luego, cuando el niño se calme y el miedo marche, será entonces cuando sí que podrás pensar en ganarte la confianza en ti como persona.

La confianza del niño en un entorno agradable

La condición número 1 que hace que un niño esté predispuesto a confiar en alguien por primera vez es, sin duda, la tranquilidad.

Saber que todo va bien es el primer paso para abrirse a nuevas personas de su alrededor.

Luego está el buen rollo que le puedas transmitir.

A veces el niño no conecta con una persona sin motivo aparente. Parece como que no hay el feeling necesario y es muy difícil que el niño se quiera acercar a esta persona.

Si te ocurre esto con algún niño respétalo y no le insistas.

El hecho de darle libertad por decidir si quiere o no acercarse a ti le tranquilizará y esto es lo primero que necesitas.

Mantén siempre cierta distancia para ganarte su confianza

Esta es la clave de toda relación humana.

El respeto por el otro empieza por respetar ese espacio vital, y esto se consigue dejando distancia.

Y aquí, igual como decía antes, da lo mismo si estamos hablando de un conocido como de tu propio hijo.

Siempre que te enfrentes ante un conflicto deja un margen de distancia entre vosotros dos.

Permítele solucionar solo/a el conflicto y quédate al lado por si te necesita, pero no vayas a solucionarle sin pedir permiso antes.

Si tienes esto presente siempre le estarás dando un voto de confianza, y creo de veras que esta es la forma más sincera de recibir otro voto de confianza por su parte; de ellos hacia ti.

Lo más importante para ganarte la confianza de un niño

En resumen, quédate con la idea de que es muy importante dejar que sean ellos quienes decidan, y que esto se consigue básicamente manteniendo un poco de distancia.

Dales a los niños libertad de decisión sobre cómo gestionar sus emociones y su alrededor.

Ofréceles tu ayuda siempre con su permiso y no les insistas. De esta forma sabrán seguro que estás respetando su decisión.

Todo esto te servirá muchísimo también para ayudarle a gestionar los enfados y las rabietas. Te explico más en detalle sobre este tema en este enlace.

Me gustaría saber qué opinas de todo esto, así que si te animas escríbeme y cuéntame cuál es tu punto de vista.

Un abrazo,

Cristina.

Add A Comment