Aprender a redactar: trucos de copywriting para las redacciones de tu hijo

Aprender a redactar: trucos de copywriting para que las redacciones de tu hijo enamoren a su maestro

Como madre quieres que tu hijo aprenda en el colegio y saque buenas notas, ¿verdad?

Seguro que sí. Y seguro también que haces un esfuerzo por enseñarle hasta lo que no sabes.

Por fortuna, hoy en día tenemos a San Google para buscar y San YouTube con sus tutoriales que nos echan un cable al instante. Tienen respuesta para casi todo.

Con solo hacer clic, te pones al día de la historia medieval, por poner un ejemplo, para poder repasar la lección conjuntamente, ¿verdad?

Hoy quiero ayudarte con la expresión escrita de tu hijo. Porque aprender a redactar no es tarea fácil y siempre vienen bien unos trucos.

Hola, soy Verónica Fabra, fundadora de la empresa online EscriboXti. Soy copywriter profesional.

¿Copyqué? Sí, lo sé. Todavía es una profesión poco conocida en el mercado hispanoparlante. Te lo explico.

Transmito en palabras escritas lo bueno que tú eres en tu especialidad para que consigas venderte online sin sonar como un vendehúmos.

Para ello combino mi habilidad para seleccionar y ordenar las palabras con el uso de técnicas de escritura persuasiva.

Un día, Cristina me preguntó si el copywriting se podía enseñar a los niños que se iniciaban en la escritura.

La consulta me picó y después de analizar las posibilidades, decidí contestarle con este artículo.

Entonces,

¿Quieres que las redacciones de tu hijo enamoren a su maestro?

Porque el copywriting trata de enamorar con palabras escritas al lector, que en este caso será el profe de tu hijo 😉

Muy bien, ponte en modo mamá o papá aprende para después enseñar. Porque estos trucos prácticos harán que tu hijo, desde pequeño, se convierta en redactor de buen nivel.

Sigue leyendo sin detenerte.

Enamóralos de la redacción

Escribir es muy terapéutico. Puede ayudarte a encontrar claridad en momentos turbios, a ordenar ideas o incluso a evadirte de la realidad.

Y por supuesto es un medio de creación. Estimula la creatividad y la imaginación.

Si crees en estos conceptos, te será más fácil lograr que tu hijo crezca amando la escritura, las palabras y las letras.

Ayúdalos a enamorarse de ella.

Para lograrlo debes desvincular de las letras toda acción similar a un castigo. Yo te lo digo hoy aquí para aprender a redactar y Cristina te lo dice en su post “Leer de verdad”.

Porque si le dices a tu hijo “ahora te vas a tu cuarto y terminas la tarea”, estás vinculando tarea, es decir, escribir, con castigo o encierro.

Lo mejor es que te involucres en esa actividad, que inviertas tiempo en acompañarle y te emociones junto a tu hijo mientras lo hace.

De esa manera estarás contribuyendo, desde la experiencia, a que establezca una relación positiva con las letras.

Convierte los momentos de escribir en una fiesta y tendrás un hijo dispuesto a escribir desde el corazón y con amor.

Este sería un primer paso para ir llegando a acciones más técnicas.

Haz que practique diariamente la escritura

Un dicho popular establece que “la práctica hace al maestro”. Y esto aplica a todo oficio, a todo arte, a toda profesión.

En el truco anterior te hablé de la importancia de establecer una relación de amor entre tu hijo y la escritura. Ahora debes hacer que esta relación sea continua y que se establezca como hábito.

Cuanto más practique tu hijo, más fácil le resultará escribir y por ende, mejor lo hará.

Conseguirá sorprender a su maestro por lo rápido que va avanzando y la calidad que está consiguiendo.

Ya sé, ya sé. La gran pregunta es: ¿cómo hacer que tu hijo practique la escritura todos los días sin que lo vea como una rutina o tarea impuesta?

¡Momento de creatividad!

Te voy a proponer trucos ingeniosos que yo practico con mi hija. Puedes literalmente copiarlos o inspirarte en ellos para realizar actividades similares.

La clave está en involucrar a tu hijo en las actividades diarias y pedirle que lleve un registro de ellas.

Ejemplo 1:

Pídele que anote las frutas que vas a ir a comprar a la tienda. Deja que se ocupe de principio a fin. Es decir, de mirar qué falta, que lo escriba en un papel e incluso que diga cuál es la que más le gusta.  

Truco de copywriting: enséñale a anotar en lista para que resulte más fácil de leer. Una lista en mitad de un texto ayuda a romper con la monotonía y anima a continuar leyendo.

Además, para asegurarse de que se comprará aquella fruta que más le gusta, dile que la anote al principio o al final, pues es lo que más se lee en una lista 😉

Y por supuesto, involúcralo en la experiencia completa: llévatelo a la frutería para que te ayude a llenar el carro de la compra según lo que haya escrito.  

De esa forma, entenderá que el proceso de redacción va más allá del papel.

Ejemplo 2:

Seguro que tu hijo te pide con demasiada frecuencia que le compres un juguete que ha visto en la televisión o en el escaparate de una tienda. Al menos mi hija lo hace constantemente.

En lugar de decirle que no, le digo que lo anote en su libreta de secretos.

—Olivia, mi vida, anótalo en tu libreta y así cuando llegue tu cumpleaños, podrás decir lo que quieres que te regalemos.

Y cuando ha pasado su cumple, pues sigue anotando para pedírselo a Papá Noel.

Al principio anotaba solamente el nombre. Por ejemplo: muñeca. Pero poco a poco fue añadiendo detalles para asegurarse de que no había dudas sobre cuál era.

Confieso que yo provocaba que fuera más explícita pues, al leer muñeca, señalaba una cualquiera. Y ella, horrorizada de pensar que pudiera equivocarme, se iba fijando en detalles que trasladaba al papel.

Truco de copywriting: pídele que anote cómo sería su vida si tuviera ese juguete y así le ayudas a identificar los beneficios del juguete.

Y por otro lado, te ayuda a saber qué lugar ocupa en su escala de adquisiciones: es top o menos top. Importante ¿verdad?

Ejemplo 3:

Pídele que lleve un registro de alguna actividad del día. Al principio será una frase corta y con el tiempo se convertirá en un conjunto de frases.

Truco de copywriting: dile que identifique la emoción que le ha causado esa actividad y cómo la ha expresado. Las emociones son claves para involucrar al lector en un relato.

Para motivarlo, se puede acompañar la frase de un dibujo y pintarlo entre los dos.

Con todos estos ejemplos, lo que quiero decirte es que hay formas creativas de involucrar a tu hijo en la redacción, de hacer que practique y que mejore su destreza con las palabras.

Aprender a redactar implica tener una buena estructura

Aprender a redactar y llegar a tener un alto nivel implica conocer los diferentes tipos de estructura de redacción.

Pero, sin duda, la estructura que debemos dominar es la más básica, aquella que se compone de al menos 3 partes: comienzo, nudo y desenlace.

El orden lógico en la explicación de historias es un principio fundamental del copywriting. Porque si la explicación está desordenada, el lector se pierde y abandona.

El objetivo es que tu hijo replique de forma inconsciente y automática esta estructura para que se convierta en el ninja de la redacción.

En primer lugar debes saber que toda redacción es una historia, ¡hasta una lista de la compra es una historia!

En el ejemplo de las frutas ¿cuál serían las 3 partes de las que hemos hablado?

Comienzo: el hecho de ir al frutero a ver qué hay.

Nudo: decidir realizar dos listas, por ejemplo, una para fruta y otra para verdura, y que esté organizado. 

Desenlace: remarcar de alguna manera la fruta que más le guste para asegurarse de que se compra.

Es una forma de ilustrar esta estructura.

Y así con cualquier actividad o salida que se realice.

Mediante el ejercicio de explicar situaciones cotidianas, tu hijo irá automatizando esta estructura y adquirirá destreza a la hora de elegir y ordenar las palabras escritas.

Los profesores se enamorarán de las redacciones de tu hijo porque sabrá expresar las ideas con orden y lógica en cualquier tipo de redacción.

La tecnología ayuda

Como tip adicional te sugiero que le permitas escribir en un portátil, teléfono móvil, tableta u ordenador.

Ya sabes que tu hijo ha nacido en la era tecnológica, así que aprender a redactar usando un teclado lo encontrará motivador.

Usar un lenguaje apropiado

Muy bien, llegamos a un nivel superior, que puedes aplicar a tu hijo pequeño o adolescente por igual.

Se trata del lenguaje. Es importante que a medida que tu hijo va sumergiéndose en la redacción, comprenda que cada entrega tiene un destinatario, un público objetivo o audiencia y un tono y ritmo de comunicación.

En mi profesión, no empiezo a escribir ni una sola frase sin saber TODO acerca del cliente objetivo.

En ese sentido, para establecer el tipo de lenguaje que se debe utilizar, hay que conocer también el contexto completo:

¿Quién será su audiencia?

Escribirá para que lo lea el profesor únicamente, se leerá en clase, es una redacción para los padres, para compartir con amigos…

¿Cuál es el propósito?

Es una lista y debe ser concisa. O es un cuento y necesita tener escenas. Quizá es una tarea y debe ser directa, etc.

¿Qué tono debe usarse?

Requiere de una respuesta académica o puede hacerlo en un tono más personal y distendido.

Si logras que tu hijo aprenda a identificar el contexto y, por lo tanto, el lenguaje que debe usar entonces va a enamorar a sus profesores con la redacción.

Y esto es así porque sabrá adaptarse al tipo de escritura que necesita hacer en cada momento.

Conclusión

Estas ideas te ayudarán a enseñar a tu hijo a aprender a redactar con un nivel que enamorará a sus profesores.

Cuanto antes empieces a poner en práctica estos consejos, antes su profesor y tú mismo empezaréis a ver resultados y quedaréis prendados de sus textos. En resumen: mucho amor, constancia y creatividad.

Acerca de Verónica Fabra

Hola, soy Verónica Fabra, mamá de Dídac y Olivia y fundadora de la empresa online EscriboXti.

Siempre me gustó escribir y, en un momento dado de mi vida, me volqué en esta afición buscando evadirme de la realidad.

Una cosa llevó a otra y acabé especializándome en copywriting donde se combinan mis dos grandes pasiones: la escritura y la estrategia.

Disfrutando de mi trabajo consigo convertir Webs floreros en Webs productivas, es decir, generadoras de potenciales clientes.

Te invito a visitar mi web EscriboXti.com para que conozcas mejor mi proyecto.

Add A Comment